sábado, 19 de febrero de 2011

Composición inicial

Tengo la cabeza llena de música que no parece venir de ninguna parte, una cosa muy buena. Pero hay dos problemas al respecto:

1 - No sé tocar ni solfeo. Solo puedo silbarle a una grabadora.

2 - No puedo hacer malabares ni siquiera con lo que tengo, el cine, el dibujo y la escritura...  ni siquiera soy capaz de levantar una maldita película... como para meterme a estudiar música y terminar de deshacerme en una dispersión megalomaníaca y bipolar.

Así que el otro día mi amiga Erica Ramallo y yo nos pusimos a sacar una de esas melodías silbadas, con vistas a meterla en uno de mis cortos.

Erica es una violinista singularmente talentosa además de una persona dulce, generosa e inteligente.

Este es uno de los resultados que tocó Erica.


No hay comentarios:

Publicar un comentario